Discurso de Bienvenida en el acto de apertura del Taller Regional de Divulgación del Informe Especial del IPCC sobre Eventos Extremos

Las mayores afectaciones se concentran en los países subdesarrollados, en particular aquellos más pobres y vulnerables. Estos países requerirían acceso a tecnologías idóneas y a financiamiento nuevo y adicional para hacer frente al cambio climático, como reto socioeconómico y ambiental



MSc.  América Santos Rivera    
Viceministra  Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente
República de Cuba


•    Excelentísimo Sr. John Petter Opdahl, Embajador en Cuba del Reino de Noruega
•    Sr. Christopher Field, Co-Presidente del Grupo de Trabajo 2 del IPCC
•    Dr. Ramón Pichs, Co- Presidente del Grupo de Trabajo 3 del IPCC
•    Sr. Øyvind Christophersen, Consejero de la Agencia del Clima y la Contaminación de Noruega
•    Dr. Tomás Gutiérrez, Director General del Instituto de Meteorología de Cuba y Presidente del Comité Local de Organización

Distinguidos colegas delegados e invitados,

Es un placer para mi darles la más cordial bienvenida a nuestra bella Ciudad de La Habana, en ocasión de celebrarse este Taller Regional de Divulgación del Informe Especial del IPCC sobre Eventos Extremos, evento de trascendental importancia para el Caribe  debido a la alta vulnerabilidad que presentan sus sistemas naturales y muchos sectores socio-económicos a los extremos climáticos.

El Informe Especial sobre la gestión de los riesgos de los eventos extremos y los desastres naturales para avanzar en la adaptación al cambio climático, realizado por  los Grupos de Trabajo I (Bases científicas) y II (Impactos y adaptación) del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), cuenta con el respaldo  de más de 190 países. Su  principal objetivo es atender las necesidades de información de los responsables políticos, el sector privado y la sociedad civil sobre los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos y sobre la gestión integrada de sus riesgos para avanzar en la adaptación al cambio climático.
El Informe consta de 9 capítulos que analizan los eventos extremos en el marco del cambio climático como una nueva dimensión para el riesgo de desastres junto a la exposición y la vulnerabilidad. También se analizan los cambios observados de los extremos climáticos en el medio físico natural, los sistemas humanos y los ecosistemas, así como sus proyecciones futuras además de la gestión de los riesgos en el ámbito local, nacional e internacional y su integración a través de diferentes escalas. El estudio presenta también los temas claves para avanzar hacia un futuro sostenible y resistente y analiza varios casos de estudio.
Este Informe va acompañado de un Resumen para Responsables de Políticas en el que se recogen los mensajes principales del documento, referidos a experiencias pasadas relativas a la gestión de los riesgos extremos, sus impactos y pérdidas económicas.
La novedad esencial que presenta el informe es que estudia de manera integrada la variabilidad climática y el cambio climático inducido por la acción del hombre, y la evaluación del riesgo de desastres relacionados con estos fenómenos, así como las posibles medidas de adaptación.
El informe proporciona un nivel de detalle sin precedentes sobre los cambios observados y esperados respecto a los eventos meteorológicos y climáticos extremos, basado en una evaluación exhaustiva de más de 1.000 publicaciones científicas.
El cambio climático es una de las mayores amenazas medioambientales, sociales y económicas a las que se enfrenta el planeta en la actualidad. Se están produciendo cambios profundos en los sistemas de vida de la Tierra que tendrán efectos trascendentales en las próximas décadas.

Las mayores afectaciones se concentran en los países subdesarrollados, en particular aquellos más pobres y vulnerables. Estos países requerirían acceso a tecnologías idóneas y a financiamiento nuevo y adicional para hacer frente al cambio climático, como reto socioeconómico y ambiental

La temperatura de la Tierra está aumentando con mucha rapidez debido a las emisiones de los gases de efecto invernadero generadas por la actividad humana, como la quema de combustibles fósiles y la deforestación. Desde 1850, la temperatura media de la superficie ha aumentado 0,76 ºC, y la mayor parte de este aumento se ha producido durante la última mitad de siglo.
En los últimos 50 años, el cambio climático ha provocado cambios en los fenómenos climáticos extremos como las olas de calor, el registro de altas temperaturas y, en muchas regiones, fuertes precipitaciones.
Los expertos del IPCC confirman en este Informe Especial, que las olas de calor se han vuelto más severas en el sur de Europa y el Mediterráneo, mientras que no lo son tanto en el centro y norte de Europa. En cuanto a las precipitaciones, las fuertes lluvias aumentarán al este de África, contrariamente al sur del continente y en el Sahara.
La solución de los  problemas globales a los que se enfrenta la humanidad  plantea un doble desafío.

La única forma de evitar que se produzcan consecuencias catastróficas es reducir cuanto antes y de manera sustancial las emisiones mundiales. Por ello, la primera prioridad de la estrategia global para controlar el cambio climático es impulsar  una rápida transición hacia  economías con bajas emisiones de carbono.

En el contexto de los trabajos preparatorios con vista a la Conferencia Río + 20, cabe destacar que las negociaciones multilaterales sobre medio ambiente y desarrollo, en general y sobre cambio climático, en particular, se han caracterizado por su lentitud, fragmentación y la falta de voluntad política de los principales responsables históricos. Estas negociaciones deben preservar su marco multilateral y además tener debidamente en cuenta los criterios de equidad y el principio de las responsabilidades comunes, pero diferenciadas.

En correspondencia con las propuestas de la Alianza de Pequeños Estados Insulares,  Cuba apoya   limitar el incremento de la temperatura media global a un nivel  inferior a 1.5ºC, con relación a  la temperatura de la era preindustrial, pues a partir de este nivel se incrementa sustancialmente el riesgo de cambios irreversibles y potencialmente catastróficos en el medio ambiente mundial.
 

Debe destacarse que el Informe Especial sobre la gestión de los riesgos de los eventos extremos y los desastres naturales para avanzar en la adaptación al cambio climático reconoce  que ya hay evidencias de que algunos eventos extremos han cambiado como consecuencia del crecimiento de la concentración de los gases de efecto invernadero en la atmósfera y los modelos elaborados proyectan cambios futuros significativos en los eventos extremos como consecuencia del cambio climático.
El segundo desafío que deben afrontar las sociedades de todo el mundo es, por tanto, la adaptación a las repercusiones actuales y futuras del cambio climático para minimizarlas. Por ello, actuar para adaptarse al cambio climático se ha convertido en un complemento indispensable para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En el Informe se destaca que la gestión integrada del riesgo de desastres y la adaptación al cambio climático se debe centrar en reducir la vulnerabilidad y la exposición y en aumentar la resistencia a los impactos potencialmente adversos de los extremos climáticos. Esta gestión será efectiva si se contempla un conjunto de acciones de amplio rango.
Se reconoce también que las pérdidas económicas de los desastres relacionados con fenómenos meteorológicos y climáticos están aumentando. Los eventos extremos tendrán mayores impactos en el futuro en aquellos sectores más directamente relacionados con el clima, tales como la agricultura, el agua o el turismo entre otros.
Muchos países, incluidos los países en vías de desarrollo, se encuentran con graves problemas para hacer frente a los desastres climáticos. Según los autores del trabajo, el informe es una rica fuente de conocimiento porque aunque los factores ambientales y sociales que influyen en el riesgo de los desastres varían de región a región, muchas de las estrategias eficaces para hacer frente a desastres en un mundo con un clima cambiante son similares.
En la actualidad, existen muchas opciones disponibles que podrían mejorar la preparación a una respuesta efectiva a los eventos climáticos extremos y desastres, y su recuperación. El trabajo identifica las lecciones aprendidas de una amplia experiencia en la gestión del riesgo de desastres y  la creciente atención en la adaptación al cambio climático.
Aunque los sistemas  nacionales de protección civil, respaldadas por el mecanismo de protección civil comunitario, pueden responder a emergencias en caso de catástrofes, se hacen indispensables acciones estructurales que reduzcan el riesgo de catástrofes relacionadas con el cambio climático y que minimice sus impactos cuando estas se produzcan.
En este sentido, con mucha modestia podemos compartir con nuestros hermanos caribeños la experiencia cubana en el enfrentamiento a desastres y eventos extremos. Se reconoce mundialmente que  el Sistema de alerta temprana de ciclones tropicales de Cuba ha logrado reducir drásticamente las muertes debidas a peligros naturales. Comprende un sistema de alerta temprana y medidas de respuesta efectivas, que permite evacuar a tiempo a las poblaciones expuestas a riesgos para trasladarlas a los refugios de emergencia. Otro de los grandes éxitos en la experiencia cubana se basa en las evaluaciones de los Peligros, Vulnerabilidad y Riesgo y de sus principales Impactos en situaciones de desastres. Todo ello será presentado en las sesiones de este Evento.
El Servicio Meteorológico cubano también ha realizado importantes contribuciones en el proceso de desarrollo de la ciencia cubana y de las ciencias atmosféricas en particular. Los resultados de las investigaciones en el Instituto de Meteorología han constituido un paso trascendental en el desarrollo de los servicios al público y en la implementación de aplicaciones muy importantes como son, entre otras: i) el aviso temprano de sequías meteorológicas y agrícolas; ii) la alerta temprana de condiciones favorables para la ocurrencia de incendios forestales; iii) la identificación de los lugares óptimos para el empleo de fuentes renovables de energía; y iv) el aviso oportuno de posibles afectaciones a la salud de la población cubana, tomando en consideración un grupo importante de enfermedades.

Gracias a nuestro desarrollo científico y técnico, el Servicio Meteorológico logró automatizar, con mínimos recursos, los radares cubanos, los cuales son una herramienta fundamental para la alerta temprana. Este hecho contribuye de manera significativa a reducir los tiempos de operación y hace disponible la información de forma inmediata.

Una vez más le damos la bienvenida y ponemos a su disposición nuestra humilde hospitalidad y el calor de nuestra patria.  A las Autoridades Nacionales y de países amigos, gracias por acompañarnos.  Bienvenidos a Cuba, y muchos éxitos en el Taller Regional de Divulgación del Informe Especial del IPCC sobre Eventos Extremos, que tengo el gusto de dejar inaugurado,


Muchas gracias
(La Habana, 18 de abril de 2012)

Subir