Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, septiembre de 2009

Intervención de Evo Morales Ayma, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, 23 de septiembre de 2009 (NNUU)

 

 

Muchas gracias, señor Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, saludo a los hermanos colegas presidentes, a las distintas delegaciones en este foro mundial, estamos nuevamente reunidos en las Naciones Unidas para compartir preocupaciones, problemas y experiencias de cómo servir a nuestros pueblos en todo el mundo.

 

 

Esta mañana atentamente escuche las intervenciones empezando por la del Secretario de las Naciones Unidas.

 

 

En todas las intervenciones hay enormes coincidencias sobre problemas como la crisis financiera, la crisis del medio ambiente, problemas de la estabilidad y la institucionalidad de las democracias en algunos países. Hay algunos planteamientos como el del Secretario General de las Naciones Unidas que pedía unidad de los Presidentes y unidad de las Naciones Unidas.

 

 

Comparto perfectamente que es importante unirnos los Gobiernos para atender las demandas de nuestros pueblos, para resolver esta crisis, yo diría en mi país impuestas desde arriba y afuera. Unidad de las Naciones Unidas por la igualdad de nuestros pueblos, unidad por la dignidad, unidad sobre todo para resolver las profundas diferencias económicas, esas profundas asimetrías de un continente a otro continente, de una familia a otra familia o de un país a otro país, pero unidad en el marco de la complementariedad para resolver las demandas de nuestros pueblos.

 

 

Está en debate permanente la crisis financiera, el cambio climático, los problemas de la democracia y también se suma la crisis alimentaria, la crisis energética, saludo algunas intervenciones donde tocan y enfocan el origen de esta crisis. La mayoría de los Presidentes, en la mayoría de las intervenciones, solamente hablan de los efectos y no de las causas.

 

 

Yo quiero ser muy sincero con ustedes. El origen de estas crisis es la exagerada acumulación del capital en pocas manos, es el saqueo permanente de los recursos naturales, es la mercantilización de la Madre Tierra. Este origen viene de un sistema y un modelo económico que es el capitalismo. Si no hablamos la verdad ante nuestros pueblos, sobre el origen de esta crisis, seguramente vamos a engañarnos entre nosotros, a la comunidad internacional y a nuestros pueblos que esperan mucho de sus Presidentes, de sus Gobiernos y de esta clase de foros.

 

 

Si bien planteamos y buscamos paz, de acuerdo a nuestra experiencia vivida, no puede haber paz social si hay desigualdades económicas, peor todavía cuando hay bases militares en algunos países. En muchos continentes y en especial en Latinoamérica o en Sudamérica, como podemos hablar cuando las bases militares de Estados Unidos son los que provocan y crean desconfianza en los pueblos.

 

 

Quiero contarles brevemente: he sido victima de las bases militares en mi país antes de que asumamos la presidencia, antes de que los movimientos sociales sean actores en un nuevo país, con igualdad, con justicia social. Todos fuimos victimas de la presencia militar de Estados Unidos en Bolivia y como victimas sabemos que hacen los uniformados de Estados Unidos en los distintos países de Sudamérica. Cuando hay una base militar de Estados Unidos especialmente en Latinoamérica, no conozco cual será el comportamiento en Europa o en otros continentes, pero en Latinoamérica las bases militares no garantizan la paz social, no garantizan la democracia, no garantizan la integración de nuestros países y menos de los pueblos que se organizan en pos de transformaciones profundas en lo estructural y en lo económico, en lo social y en lo cultural.

 

 

Ahí tenemos Honduras, si hay una base militar de Estados Unidos en Honduras ¿por qué esa base militar no garantiza la democracia?

 

 

Saludo la valentía de nuestro colega el presidente de Honduras Zelaya resistiendo pacíficamente la recuperación de la democracia. Mi respeto y admiración junto a su pueblo tan rebelde en defensa de la democracia. Que bueno seria que las Naciones Unidas, mi pedido presidente de la Asamblea de esta gran organización mundial, apruebe una resolución donde se dé un ultimátum para que la dictadura en Honduras abandone y que Zelaya vuelva a ser presidente. Es el único presidente reconocido en todo el mundo. Estoy convencido que el comando sur de Estados Unidos no aceptan países a la cabeza de presidentes y gobiernos que busquen su liberación en Latinoamérica. A mi me comentaron algunos compañeros, hermanos que soportaron las dictaduras en Bolivia y Latinoamérica, que solo no hay golpe de estado en Estados Unidos porque no hay una Embajada de Estados Unidos en Estados Unidos

 

 

Quiero que sepan hermanos presidentes que el año pasado también hubo intento de un golpe de estado en Bolivia. Gracias a la fuerza sindical y la participación de la comunidad internacional especialmente de UNASUR paramos ese golpe de estado civil no militar en mi país. En septiembre, como en estos días fracasó el golpe de estado. Por eso estamos convencidos que las bases militares no garantizan ni democracia, ni integración, ni paz social.

 

 

También esta en debate el tema de cambio climático. Quiero aprovechar esta oportunidad para proponer algunos temas que son muy importantes para el bien de todos quienes habitamos en esta Madre Tierra.

 

 

Para el movimiento indígena la Madre Tierra, el planeta tierra es algo sagrado. Para quienes vivimos en armonía con la Madre Tierra y no solamente en armonía con el ser humano, la Madre Tierra da vida, agua, recursos naturales, oxigeno. Aquí todos plantearon el bienestar de nuestros pueblos. Quiero decirles que si hablamos, si luchamos y trabajamos por el bienestar de nuestros pueblos primero hay que garantizar el bienestar de la Madre Tierra. Si no garantizamos el bienestar de la madre tierra es imposible garantizar el bienestar de nuestros pueblos que viven en este planeta tierra. He llegado a la conclusión que la Madre Tierra o el Planeta Tierra, va existir sin la vida humana, pero la vida humana no puede existir sin el Planeta Tierra, sin la Madre Tierra. Después de escuchar muchas intervenciones he llegado a la conclusión queen este nuevo siglo XXI, va ser más importante defender el derecho de la Madre Tierra que defender los derechos humanos. Sino defendemos los derechos de la Madre Tierra de nada servirá defender los derechos humanos. Estoy dispuesto a debatir este concepto y tarde o temprano nos van a dar la razón porque es importante defender el derecho de la Madre Tierra. Como está en debate el cambio climático, queremos proponer a ustedes queridos presidentes y delegados de distintos países a los hermanos que nos escuchan en todo el mundo, nuestra propuesta muy sencilla basado en tres puntos:

 

 

Primero: Los países desarrollados tienen que reconocer y pagar la deuda climática que tienen con toda la humanidad y el planeta tierra.
Segundo: es necesario crear un Tribunal de Justicia Climática que juzgue y sancione a quienes no cumplen con sus compromisos y a quienes continúan destruyendo el planeta tierra. No tenemos una estructura que puede cuantificar los daños que hacen algunos países, algunas trasnacionales. Es importante crear queridos presidentes, delegaciones crear este Tribunal de Justicia Climática, y Tercero: es una de las propuestas recogidas sobre todo de los movimientos campesinos indígenas, la necesidad de que las naciones elaboren una Declaración de los Derechos de la Madre Tierra que incluya el derecho a la vida, el derecho a la regeneración de su biocapacidad, el derecho de una vida limpia y el derecho a la armonía y al equilibro de todos y todo.

 

 

Ojala estas propuestas puedan ser tomadas en cuenta para debatir en Copenhague. Esperamos que Copenhague sea una gran solución a mediano y largo plazo sobre los graves problemas que soportamos en los distintos países del mundo.

 

 

También quiero aprovechar recogiendo algunas propuestas de algunos presidentes. Si queremos cambiar el mundo primero tenemos que cambiar las Naciones Unidas. Si queremos cambiar en nuestros países buscando la igualdad, la dignidad de nuestros compatriotas porque no primero cambiar la estructura que tiene las Naciones Unidas. Creo que hay muchas coincidencias. Escuchando a muchos presidentes necesitamos una verdadera democratización de las Naciones Unidas y del Consejo de Seguridad. Para eso planteamos lo siguiente:

 

 

Los miembros permanentes y eternos del Consejo de Seguridad así como su derecho a veto deben ser eliminados. No es posible que en pleno siglo XXI sigamos con practicas vitalicias y totalitarias de la época de las monarquías. Todos los países debemos tener los mismos derechos en Naciones Unidas. Quienes se autoproclaman como lideres de la democracia deben renunciar a sus privilegios y aceptar la verdadera democratización del Consejo de Seguridad. Seamos responsables con la democracia y empecemos a democratizar a las Naciones Unidas.

 

 

Para terminar esta pequeña intervención, no quiero abusar del tiempo, bajo esa disciplina que nos enseñan nuestros pueblos, lamento decirles algunas verdades. Seguramente al gobierno de los Estados Unidos puede molestarse, pero también mucha confianza en el presidente Obama. Saludo que el Presidente Obama cierre la prisión en Guantanamo. Es un avance y felicitamos, pero no solamente puede cerrar la prisión de Guantanamo, sino tiene que acabar con el bloqueo económico a Cuba. Este es un pedido respetuoso al Presidente y al pueblo de Estados Unidos.
En Bolivia y Latinoamérica, Estados Unidos concede algunas preferencias arancelarias. En la gestión del ex presidente Bush nos quitaron esas preferencias arancelarias, acusándonos de que no hay allá lucha contra el narcotráfico, de que no hay lucha contra la pobreza. Yo sabia que eran decisiones políticas. Pero nunca el ex presidente Bush observó las normas bolivianas y menos la Constitución Política del Estado boliviano. Ahora, en este nuevo gobierno del señor Obama, hay documentos donde observan la Constitución Política del Estado boliviano. Quiero que sepan que esta observación la hacen al articulo 56[1] de la Nueva Constitución Política Estado Boliviano sobre la propiedad privada que por primera ves en 183 años de vida republicana el pueblo boliviano la ha aprobado con su voto. Me parece una abierta intromisión del gobierno de Estados Unidos a la Constitución que no acepto y rechazo rotundamente.

 

 

Nosotros no queremos relaciones diplomáticas de intromisión sino relaciones diplomáticas de cooperación, de inversión. La Nueva Constitución Política del Estado de Bolivia garantiza la propiedad privada, garantiza la propiedad estatal, pero fundamentalmente, por primera vez, garantiza la propiedad colectiva, las asociaciones, las cooperativas, las tierras comunitarias del movimiento indígena originario.

 

 

Además de eso me acusa y textualmente dice: “los actuales desafíos incluyen la aceptación explicita e incentivo de la producción de la hoja de coca en los niveles mas altos del gobierno boliviano”. Es decir yo fomento los cultivos de coca. Quiero que sepan que una cosa es la hoja de coca, la plantación de la hoja de coca, otra cosa es la cocaína. No defendemos la cocaína, vamos a combatir la cocaína. Nuestra propuesta es cero de cocaína. Pero tampoco puede haber libre cultivo de la hoja de coca. Esta en su estado natural es beneficioso, es saludable para la vida humana. Ustedes saben que estamos en campaña para despenalizar el consumo tradicional de la hoja de coca. Garantizo nunca habrá libre cultivo de hoja de coca, ni tampoco cero de hoja de coca, pero si cero de cocaína. No es posible que me diga que yo incentivo la plantación de hoja de coca en Bolivia. Es falso.

 

 

Lo mas preocupante, ustedes saben que yo vengo de la lucha sindical, de una lucha social, he sido dirigente sindical pero también presidente momentáneamente. En este documento se dice que el gobierno puede disolver los sindicatos mediante decreto administrativo. No pueden decirme que busco acabar con los sindicatos porque la fuerza de este gobierno de Evo Morales son las fuerzas sociales y sindicales. Como puede ser que mientras yo compro sedes sindicales, construyo sedes sindicales, doto de movilidades a los sindicatos, obreros y originarios me acusen de querer acabar con ellos. Yo puedo estar seguro que tal vez el Presidente Obama no conoce este documento y éstos tal ves vienen del Departamento de Estado de los Estados Unidos. A veces, los presidentes queremos cambiar, pero es difícil cambiar esa estructura que tienen los estados. Entiendo perfectamente, después de leer profundamente este documento

 

 

En Latinoamérica los llamados afrobolivianos, los llamados indios indígenas son los sectores mas discriminados de la sociedad. En términos populares nos dicen negros, indios. No puedo entender que un negro discriminado, un negro excluido, discrimine o excluya a otro indio. De verdad, es una enorme preocupación lo que vivimos. Ojala estos errores históricos puedan ser corregidos, no solo para el bien del Presidente de los bolivianos sino y también por la buena imagen de los pueblos como Estados Unidos. Entiendo perfectamente que a veces no es fácil cambiar esas estructuras y talvez operan en contra de nuestros pueblos.

 

 

Finalmente, para terminar queridos Presidentes, señor Presidente de la Asamblea, en Bolivia para resolver algunas demandas históricas, como la demanda de retorno al mar, quiero expresar que dos pueblos, dos hermanas repúblicas, Chile y Bolivia, estamos construyendo una confianza mutua para resolver el tema del mar. Tengo esperanza de resolver este problema a nivel bilateral y si no se resuelve, seria importante la intervención de la comunidad internacional. Para resolver cualquier problema es importante la confianza. Pero no solamente termina ahí, sino que hay que dar pasos importantes.

 

 

Hermanos, hermanas muchas gracias por haberme escuchado, quiero seguir compartiendo con ustedes sus vivencias, sus propuestas, sus preocupaciones para el bien de toda la humanidad en su conjunto

 

 

Muchísimas gracias

 

Subir