Menos que cero.

Numerosos desacuerdos en torno a la llamada “economía verde” forzó a las Naciones Unidas a agregar una semana más de negociaciones sobre el documento final de la próxima conferencia sobre Desarrollo Sostenible (Río+20).

 Radio Mundo Real / Amigos de la Tierra

 

La segunda ronda de discusiones debía concluir el pasado viernes 4 de mayo con al menos 90 por ciento del trabajo terminado, pero una elevada cantidad de puntos polémicos forzó a agregar un nuevo espacio del 29 de mayo al 2 de junio, según reportaron agencias noticiosas presentes en Nueva York.

Luego de esas jornadas, sólo quedará una fase de negociación, fijada para comenzar en Río de Janeiro el 13 de junio, ocho días antes del inicio de la reunión de jefes de Estado y Gobierno, programada del 20 al 22 de ese mes.

El denominado “Borrador Cero” ya fue reducido en un centenar de páginas. Sin embargo, las organizaciones de la sociedad civil que participan de la discusión en la sede de la ONU han hecho públicas sus quejas debido a que la lógica de mercantilización de la naturaleza prevalece sobre el conjunto de la discusión.

De hecho, en términos generales los movimientos sociales, ambientalistas, indígenas, campesinos y de trabajadores que preparan la Cumbre de los Pueblos como ámbito previo al cónclave oficial hace ya tiempo que no albergan demasiadas expectativas sobre lo que definan los Estados.

En cambio, a través de cinco plenarios de convergencia y una Asamblea Permanente de los Pueblos (APP), la Cumbre buscará que las organizaciones sociales sean capaces de alcanzar un diagnóstico conjunto acerca de las “causas estructurales” de las crisis ambiental, alimentaria y climática, pero más importante aún, lograr una agenda común de luchas para lograr su superación.

Así lo han venido desarrollando en el Grupo Articulador de la Cumbre de los Pueblos que esta semana volverá a reunirse en la ciudad de Rio de Janeiro. Los movimientos que harán parte de la Cumbre realizarán una movilización que se prevé nucleará a decenas de miles de personas el día 20 de junio en Río, además de otras varias movilizaciones en reclamo de las “verdaderas soluciones” que se oponen precisamente a las denominadas “falsas soluciones” de la “economía verde”.

Asimismo, para el 5 de junio –Día Mundial del Medio Ambiente- se prevén movilizaciones en todo el Planeta, con los ojos puestos en Río+20.


“Mercado verde”


Según se reporta por parte de varias agencias informativas la “economía verde”, impulsada como concepto central del documento por los países industrializados y la propia ONU, concentra buena parte de la oposición de los países del Sur.

Entre los argumentos para ese rechazo está la pretensión encerrada en ese nuevo concepto para mercantilizar la naturaleza sin alterar en nada los actuales patrones de producción y consumo en el mundo.

Los países centrales buscan imponer una noción que sirva de plataforma para colocar las reglas del mercado en el centro de las supuestas soluciones de los problemas del medio ambiente, la naturaleza y el desarrollo sostenible.

Otro eje de polémicas radica en la idea de establecer una veintena “objetivos de desarrollo sostenible” para ser cumplidos por todos los países en un tiempo determinado.

Esas metas tratan sobre clima, energía limpia, biodiversidad, agua, mares y océanos, bosques, agricultura, centros urbanos y otros temas, pero siempre bajo el prisma mercantilista.

Al respecto, el pensador y sacerdote brasileño Frei Betto, ha señalado en un reciente artículo que la idea de mercantilizar la naturaleza tal y como si fuera una “empresa” surgió en los países industrializados del hemisferio Norte en la década de 1970, cuando se dio la crisis ambiental. “Europa y los Estados Unidos comprendieron que los recursos naturales son limitados. La Tierra no tiene forma de ser ampliada. Y está enferma, contaminada y degradada. Ante esto los ideólogos del capitalismo propusieron valorar los recursos naturales para salvarlos. Calcularon el valor de los servicios ambientales entre US$ 16 y 54 billones (el PIB mundial, o sea la suma de bienes y servicios, totaliza actualmente US$ 62 billones)”. Y agrega: “Sucede que la naturaleza no tiene cuenta bancaria para recibir el dinero pagado por los servicios que presta. Los defensores de esta propuesta afirman que, por tanto, alguien o alguna institución debe recibir el pago”.


Confirmados


Según la ONU, más de 135 jefes de Estado, vicepresidentes y primeros ministros ya confirmaron su participación en Río+20, así como cientos de organizaciones no gubernamentales, empresarios, parlamentarios, alcaldes, académicos y otros grupos y sectores.

La conferencia sesionará en el centro de convenciones y exposiciones Ríocentro y estará precedida por una reunión preparatoria del 13 al 15 de junio y un llamado diálogo de la sociedad civil sobre desarrollo sostenible (del 16 al 18) en el cual no participarán los movimientos que se encuentran encaminados a la realización de la “Cumbre de los Pueblos”.


Fuente: http://cupuladospovos.org.br/es/2012/05/menos-que-cero/

Subir