Carta abierta al Secretario General de la Conferencia de Naciones Unidas de Desarrollo Sostenible (UNCSD), al Secretario General de Naciones Unidas y a sus Estados Miembros

Derechos en riesgo en Naciones Unidas

 


Nosotros, organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales que han respondido a la llamada de la Asamblea General de Naciones Unidas a participar en el proceso de Río+20, sentimos que es nuestro deber llamar la atención a las autoridades relevantes y a los ciudadanos del mundo sobre la situación actual de grave amenaza a los derechos de todas las personas que menoscaba la relevancia de Naciones Unidas.  

De manera sorprendente, estamos siendo testigos del intento de algunos países de debilitar, poner entre corchetes o eliminar sin mayor discusión, casi todas las referencias a las obligaciones relacionadas con los derechos humanos y los
principios de equidad que incluye el texto de negociación “El futuro que queremos” a ser acordado en Río+20.

Esto incluye referencias al derecho a una alimentación y nutrición apropiadas, derecho al agua segura y limpia y al saneamiento, derecho al desarrollo y otros. El derecho a un medio ambiente limpio y saludable, que es imprescindible para la realización de todos los derechos fundamentales, continua siendo muy débil en el texto. Incluso principios ya acordados en Río en 1992 están siendo puestos entre corchetes: el Principio de quién contamina paga, el principio de precaución, el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas.

Muchos Estados miembros se oponen a un lenguaje preceptivo que comprometa a los gobiernos a hacer lo que dicen: apoyar principios y actuar como portadores de deberes de derechos humanos, incluyendo la provisión de financiación, tecnología y otros mecanismos de implementación que apoyen los esfuerzos de los países en desarrollo en desarrollo sostenible. Por otra parte, hay una voluntad de que las inversiones e iniciativas del sector privado cubran la brecha que deja el sector público. El riesgo de privatización y mercantilización de los bienes comunes como el agua, significa poner en peligro su acceso y su asequibilidad, que son elementos fundamentales de estos derechos.

Aunque las herramientas económicas son esenciales para implementar las decisiones que tienen como objetivo la  sostenibilidad, la justicia social y la paz, la lógica de la economía privada no debe prevalecer sobre el cumplimiento de las necesidades humanas y el respeto de los limites naturales del planeta. Por tanto, son necesarios un marco institucional y una regulación fuertes. Los mercados desregulados ya han mostrado ser una amenaza no solo para la gente sino para la naturaleza, además de para las economías y los países. Los mercados deben trabajar para las personas, no las personas para los mercados.

Acabada la segunda Guerra Mundial, la humanidad se reunió para construir instituciones cuyo objetivo fueran la paz y prosperidad para todos, evitand  más sufrimiento y destrucción. La Declaración Universal de Derechos Humanos explica con detalle este deseo colectivo y las organizaciones de Naciones Unidas fueron creadas para hacer este deseo una realidad. De manera alarmante, estas mismas instituciones, son ahora utilizadas como plataformas para atacar los mismos derechos que deben salvaguardar, dejando a las personas sin defensa y poniendo la propia relevancia de Naciones
Unidas en juego.

Urgimos a los Estados Miembros a traer las negociaciones de Río+20 al camino que deben: el de respetar la agenda legítima de los pueblos y el cumplimiento de sus derechos, la democracia y la sostenibilidad, además del respeto a la transparencia,
responsabilidad y la no vuelta atrás en los compromisos.

Apelamos al Secretario General de Naciones Unidas a defender el legado de las Naciones Unidas asegurando que Río+20 construya la base de un esfuerzo multigeneracional que fortalezca los derechos, en tanto cimientos de la paz y la prosperidad.

Instamos al resto de ciudadanos del mundo a defender el futuro que todos queremos y hacer que sus voces sean oídas. Para ello, el proceso de Río+20 debe mejorar, adoptando las  propuestas que presentamos abajo.

Sobre una mayor participación de los Grupos Principales

Nos preocupa la continua exclusión de los Grupos Principales del proceso formal de la negociación del borrador inicial de Río+20. Al contrario que en las reuniones del Comité de Preparación y de las reuniones entre sesiones, a los Grupos Principales y otros grupos de interés de la sociedad civil, no se les ha permitido presentar propuestas o hacer declaraciones como asistentes a las reuniones.  Pensamos que tampoco se nos será permitido hacer propuestas o participar de manera completa en las reuniones de trabajo de los grupos de negociación que posiblemente les darán continuación. A pesar de que el Departamento de Cuestiones Económicas y Sociales de las Naciones Unidas (UNDESA) hubiera compilado un texto que muestra las enmiendas que proponen los Grupos Principales, estas enmiendas al borrador inicial por el momento no han sido incluidas en el texto de negociación oficial.

Pedimos que los Grupos Principales tengan la oportunidad de enviar propuestas y textos específicos para que sean considerados por los textos oficiales, y los gobiernos indiquen tanto su apoyo como su rechazo a su potencial inclusión.

Llamamos al Secretario General de Conferencia de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible (UNCSD) a revertir de manera urgente esta situación y asegurar que los Grupos Principales tienen un lugar en la mesa de negociación y una voz en la sala donde las negociaciones de desarrollan. Asegurar que como mínimo se les permita a los Grupos Principales una declaración formal al comienzo de la sesión de negociación y en todas las sesiones donde se debata nuevo texto.

Firmado por:

Ibon International

Vitae Civilis

Stakeholder Forum

Council of Canadians

Consumidores Internacional

Sustainlabour

Confederación Sindical Internacional

CIVICUS

Mujeres en Europa por un Futuro Común

Ecoropa

Global Ecovillage Network

World
Transforming Initiative

World
Alliance to Transform the United Nations

Subir