¡Ay, madre tierra, ahora te quieren "emborrachar" con etanol!

En definitiva, detrás del posible auge de fabricación de etanol en países ricos y pobres, surge elEtanol fantasma del hambre de gran parte de la humanidad, que verá indefectiblemente convertidos sus principales fuentes de alimentación en combustible para los voraces automóviles de los países ricos.


Wilkie Delgado Correa



Nuestro planeta está condenado a sufrir cambios que, actualmente predecibles y previsibles, pueden provocar la desaparición de la especie humana en un futuro, pasando por un período largo de condiciones difíciles e imposibles para la vida en poblaciones enteras.

 


Puede parecer que tal afirmación no compete a quien lee estas reflexiones. Pero es importante subrayar que ya todos nosotros, viejos, adultos y niños, estamos sometidos, en nuestra vida diaria, a los efectos nocivos para la salud de tales cambios. Por lo tanto, este no es un asunto de interés particular sólo para un sector de la humanidad, los ecologistas. Es un asunto que nos concierne a todos, y en particular a los gobernantes que tienen el deber, desde sus altos cargos, de ver más allá de sus narices, y prever las amenazas que tienen sus pueblos y la humanidad entera. Y lógicamente, prever es ver antes que los demás y gobernar es prever, según afirmara José Martí.

 


Martí aporta argumentos a favor de la política y actuación responsables y sabias de los gobernantes y dirigentes políticos en torno a la cuestión vital de la previsión: “Hay que prever, y marchar con el mundo”. “…prever es el deber de los verdaderos estadistas: dejar de prever es un delito público: y un delito mayor no obrar, por incapacidad o por miedo, en acuerdo con lo que se prevé.” “En prever está todo el arte de salvar.”

 


Y si de salvar se trata en este instante histórico, la estrategia planteada sobre la obtención masiva de biocombustibles, en particular de etanol, a partir de alimentos diversos como sustitución parcial significativa de gasolina, puede ser catastrófica para la humanidad, pues a corto y largo plazo puede contribuir a hambrear a millones de seres humanos.



La alarma preventiva ya fue dada por Fidel Castro, quien enfoca el problema con la integralidad que requieren los asuntos de alta política. Se trata de una opinión fundamentada en la experiencia, en las matemáticas, en los fenómenos negativos previsibles, en la procedencia de la estrategia o propuesta, en fin, en los pro y contra de la misma, y lo que es más importante, en los beneficiarios más directos de tal política, que son los países ricos y en especial, los Estados Unidos.

 


En definitiva, detrás del posible auge de fabricación de etanol en países ricos y pobres, surge el fantasma del hambre de gran parte de la humanidad, que verá indefectiblemente convertidos sus principales fuentes de alimentación en combustible para los voraces automóviles de los países ricos. Alimentos deficitarios a nivel mundial y, además, encarecidos, será la consecuencia de destinar enormes cantidades de ellos para la obtención de un etanol, que puede, simbólicamente y en la práctica, no sólo “emborrachar” a nuestra Madre Tierra, sino también, hambrearla. Pero la afectará mucho más, la expondrá a la desnudez de su superficie, pues seguramente, grandes extensiones de bosques pasarán “a mejor vida”, para destinarlos a los cultivos considerados etanólicos. Y esto agudizará los efectos catastróficos del calentamiento global del planeta.

 


En conclusión, el análisis integral sobre este tema, debe hacernos consciente de que cada ser humano, cada país, y la humanidad entera, es parte del “terremoto” de la práctica y comportamiento humano inconsecuentes, que puede producir pequeños o grandes “tsunamis” que pueden ir devastando individuos, poblaciones, países y hasta el mismo planeta. Pero a la vez, que la acción preventiva consecuente de todos, puede salvar a la especie humana.



Ay, Madre Tierra, a pesar de que ahora te quieren emborrachar y hambrear, también desde ahora te podremos salvar, porque “en prever está todo el arte de salvar.”



Fuente: Cubarte


Wilkie Delgado Correa es Doctor en Ciencias Médicas, Profesor Consultante y Profesor de Mérito del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba. Escritor y Periodista.

Subir