El engagement de Apple o ¿por qué compramos en vez de protestar?

Conocer más de Apple y sus iphones que de nuestros vecinos, es el más importante resultado de la compañía creada por Steve Jobs y Steve Wozniak.

J. Á. Téllez Villalón

Rebelión

 

 

La noticia recorrerá toda la Aldea, pero nada cambiará. Son de esas verdades harto aplastantes para los homos, y demasiado “pesadas” para los videns.

El capitalismo con su inbound marketing y más claro, Apple con su engagement o Timothy Cook con su Iphone 7, conseguirán multiplicar ganancias y los demás nos amontonaremos, no para protestar, sino para esperar –mansitos- en una larga cola por el mejor smartphone del mundo, aunque no lo alcancemos.

Los seguirán comprando, aunque la firma investigadora IHS Markit haya abierto el teléfono, sacado cuentas de los costos de los componentes para la manufactura del iPhone 7 y haya estimado un valor total de US $224.80 [1], es decir casi la tercera parte de su precio de venta (649 dólares).

Que por ejemplo, la pantalla del iPhone 7 tiene un costo de $37 dólares, mientras que sus cámaras frontal y trasera suman $26 dólares; los parlantes, $11,50 dólares, la carcasa exterior vale otros $22 y la nueva batería, aún con su mayor autonomía, solo le cuesta a Apple el insignificante monto de $4 dólares.

Y lo que pudo ser una denuncia se enfriará ante la i-fiebre; sucumbirá frente a otras noticias más ligeras y atractivas, como la del smartphone-dependiente ruso que según el canal de la televisión Ren TV pagó 50.000 rublos por el segundo puesto de una cola en Moscú, el agotamiento antes del 16 de septiembre de los sensacionales iPhone 7 Plus y el iPhone 7 en color negro azabache por su masiva reservación desde la web oficial o la subida de la cotización de las acciones de Apple, que ya rozan los 115 dólares, su récord en lo que va de año….

Continuarán las colas frente a los almacenes GUM de la Plaza Roja de Moscú, en el punto de venta de la Plaza del Sol en Madrid o en la recién inaugurada Apple Store de Ciudad México. Los rusos y españoles pagarán 56.990 rublos y 769 euros por el más barato iPhone 7 (32 GB) y los mexicanos hasta 22.899 pesos por el iPhone 7 Plus (256 GB).

No por gusto la multinacional estadounidense se menciona como ejemplo paradigmático cuando de engagement y de “marketing de atracción” se habla.

Conocer más de Apple y sus iphones que de nuestros vecinos, es el más importante resultado de la compañía creada por Steve Jobs y Steve Wozniak. De ahí la pasión multiplicada con que le agradecemos haber creado este nuevo iphone, al mismo precio que el anterior, pero doblando el almacenamiento hasta 32 GB.

Aún si no lo podemos adquirir, Apple nos ofertan la alternativa de doblar el orgullo de ser de la misma especie animal que Phil Schiller, responsable y presentador del producto, y que el ya mencionado Timothy Cook, entre las “100 personas más influyentes del mundo” y por quien solo en su seguridad la compañía gasta 700.000 dólares al año.[2]

De las misma especie -aunque la super cámara del iPhone 7 Plus no lo capte- que los empleados de Pegatron - una de las principales fábricas del iPhone 7 localizada en Shangai- que según la organización no gubernamental China Labor Watch, trabajan hasta 90 horas extras al mes y “durante los meses con más volumen de trabajo, entre el 40 y el 70 por ciento de ellos permanecían en sus lugares laborales más de 60 horas por semana”.[3]

Explotación a la que se ven obligados por los bajos salarios que reciben. Porque como se examina en el informe de la ONG, pese aumentar los salarios de los trabajadores en el 2016 para cumplir con el nuevo salario mínimo de 2 dólares por hora que establece el Gobierno de Shanghai; al contabilizarse los costes adicionales que se dejaron de subsidiar por la empresa al subirse el pago, tales como comidas en los días de trabajo, seguro médico y jubilación; se concluye un recorte salarial real que va desde 1,85 a 1,60 dólares por hora.

Como los miles de homos que ya desde los siete años de edad, se ven forzados a trabajar hasta doce horas al día en las minas de la República Democrática del Congo, donde se extrae el cobalto necesario para la fabricación de una buena parte de los dispositivos con que se manufacturan los iphones de Apple. [4]

Y los 60.000 trabajadores de la multinacional taiwanesa Foxconn, que ensambla terminales de los empleados por Apple, temerosos a ser desplazados por la automatización de la cadena productiva anunciada por sus directivos en sus 13 fábricas distribuidas en nueve ciudades chinas. [5] Solo un anuncio de lo que traerá la "cuarta revolución industrial", que según lo debatido en el último Foro de Davos, conllevará a la pérdida de unos cinco millones de empleos en el mundo, de aquí al 2020.

No olvidemos que Foxconn ha sido objeto de otras denuncias por distintos organismos reguladores relacionadas con explotación de mano de obra infantil y precarias condiciones laborales y de vida de sus empleados que conllevaron al suicidio de una docena de estos en el 2012. [6] Que Timothy Cook fue designado como CEO de Apple, porque siendo Jefe de Operaciones (COO) no le tembló el pulso al cerrar fábricas en todo el globo y por conseguir controlar los costos tercerizando la producción.

Lo reitero, abogando a lo sapiens -aunque nos han reducido a la mitad la memoria- y aún sabiendo que los miles de clientes “enganchados” con los artefactos de la compañía de la manzana, preferirán la “compañía” y el “diálogo” con Siri- el “asistente personal inteligente” de Apple-, antes que con un pretendido “pepe grillo”-y sin Smartphone-, como yo. Si “bien”, ha sido así desde que el 27 de junio de 2007 Steve Jobs nos presentó “el teléfono que lo cambió todo”.

1. https://www.cnet.com/es/noticias/apple-iphone-7-precio-fabricacion/

2.http://www.ipadizate.es/2015/08/10/apple-gasta-700000-dolares-seguridad-tim-cook/

3.https://actualidad.rt.com/actualidad/218144-fabricacion-nuevo-iphone7

4.https://actualidad.rt.com/actualidad/197239-apple-sony-samsung-trabajo-infantil

5.http://economia.elpais.com/economia/2016/05/27/actualidad/1464342646_679598.html

6.http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/16/navegante/1326713278.html

Fuente: Rebelion

Subir