Durban posterga acuerdos sobre el clima hasta Qatar 2012.

Entre las principales directrices para la realización de la XVIII Conferencia se tienen el aumento de objetivos en la lucha contra la emisión de CO2 y demás gases de efecto invernadero.


Opinión de Bolivia


El pasado 11 de diciembre concluyó la XVII Conferencia Mundial Sobre el Cambio Climático de la ONU, realizado en Durban, Sudáfica, dando como resultados más sobresalientes la prolongación del único tratado sobre recorte de gases de invernadero, el Protocolo de Kioto, y la postergación de decisiones sustanciales hasta Qatar 2012, dada la postura de varios países.

"Esto no habría pasado si los países desarrollados hubieran puesto su interés en primer lugar; no habría pasado si los países en desarrollo hubieran olvidado el espíritu de que todos tenemos responsabilidades comunes, aunque diferenciadas, en la lucha contra el cambio climático", afirmó la presidenta de la Conferencia y ministra de Asuntos Exteriores de Sudáfrica, Maite Nkoana-Mashabane, respecto al clima de incertidumbre que rodeó a las jornadas que aglutinaron a más de 20 mil representantes de 194 naciones y 50 mil activistas ambientales.

Aunque para muchos, los resultados fueron mediocres, existen perspectivas que ven el vaso de Durban medio lleno, puesto que el principal tópico y punto de controversia se concentró en la vigencia del Protocolo de Kioto, cuyo periodo de vigor y observancía debía concluir en 2012, y fue alargada hasta el 2017; sin embargo, los principales países emisores de gases no están obligados a disminuir nada, porque no son parte de la misma.

Al respecto, la postura de Estados Unidos resultó en todo sentido intransigente y de rotunda oposición, puesto que no es parte del Protocolo y no tiene perspectivas de formar parte de él.

En este sentido la analísta política de Amigos de la Tierra, Kate Horner, mencionó que Estados Unidos tiene gran parte de culpa de que el proceso de negociación haya fracasado, sobre todo por haberse retirado del Protocolo de Kioto.

Como hace cuatro años en Bali, EEUU votó a favor de un plan de acción, muchos pensaron que finalmente mostraría mejor voluntad de negociación y realizaría propuestas mejores, “sin embargo, en lugar de ello, sólo han perjudicado y ralentizado las conversaciones de Durban”.

“Cuando alguien me pregunta cuándo va a firmar Estados Unidos un acuerdo relacionado con el cambio climático, mi respuesta es siempre la misma: el año pasado”, dijo el enviado especial de EEUU para el Cambio Climático, Todd Stern, en una conferencia de prensa previa a la cumbre.

En cambio planteó movilizar, en el marco del Fondo Verde Climático (CGF por sus siglas en inglés) en el marco de la Organización de Naciones Unidas (ONU), alrededor de 100.000 millones de dólares a cargo de un Consejo de 24 países, a partir del 2020, fecha en la que el coloso del norte estaría dispuesto a poner sobre la mesa cualquier tipo de acuerdo sobre el cambio climático.

Al respecto Japón, Rusia y Canadá presentaron sus quejas formales sobre la firma de un segundo periodo para el Protocolo de Kioto.

Después que se aprobaran las conclusiones en Durban, Canadá decidió abadonar el Protocolo de Kioto, aduciendo la obsolencia y la inadecuada realización de un segundo periodo del mismo; además, se oponen a pagar cualquier tipo de multa respecto a su cumplimiento y cuestionan la ausencia de los principales países emisores de gases de invernadero.

"Kioto no funciona. Kioto es el pasado para Canadá. Invocamos el derecho legal para retirarnos de Kioto", dijo el ministro de Medio Ambiente de Canadá, Peter Kent, en rueda de prensa.

Las palabras del Ministro de Medio Ambiente canadiense retumbaron en el mundo entero, puesto que mellaron la eficacia de la Conferencia de los Partidos (COP17) y la realidad de un acuerdo que no es respetado; especificando que su país no puede cumplir con los objetivos de un tratado calificado, por Kent, de “radical”. Puesto que si se mantiene dentro del acuerdo este país debería retirar en los próximos 12 meses todo tipo de vehículos de sus carreteras o eliminar la calefacción en todos los edificios del país.

Una alternativa para Canadá era la transferencia de 14.000 millones de dólares de los contribuyentes canadienses a otros países, como un tipo de multa estipulado, este monto es equivalente a 1.600 dólares canadienses por cada familia.

Al respecto, mencionó que en un futuro sólo considerará suscribirse a un acuerdo donde estén suscritos los grandes emisores de gases de invernadero, los cuales no están presentes en el actual.


Calentamiento


Entre 20 y 30 por ciento de las especies animales estarían en riesgo mayor de extinción debido al calentamiento global y como consecuencia una proporción endémica significativa podría extinguirse para el 2050, explica un informe de la ONU difundido en Durban.

50 mil activistas en promedio, se dieron cita en la ciudad sudafricana para defender los derechos de la fauna y la flora del mundo.

100.000 millones de dólares es lo que se estipula que se recaudará por año para crear un Fondo Verde que tendrá vigencia a partir del año 2020.

3 kilómetros eran los que separaban a la Cumbre Alternativa, ubicada en la Universidad Autónoma de Durban, de la Conferencia de Partes por el Cambio Climático.
Alistan cumbre en Qatar.


El pasado martes 29 de noviembre del 2011, la Conferencia de Partes de la Convención Marco del Cambio Climático de la ONU, anunció que Qatar será la sede de la Cumbre del Clima a finales del año 2012.

Entre las principales directrices para la realización de la XVIII Conferencia se tienen el aumento de objetivos en la lucha contra la emisión de CO2 y demás gases de efecto invernadero.

También se pretende ajustar el trabajo hacia la captación de fondos para la puesta en marcha del Fondo Verde Climático, que es una bolsa de 100 mil millones de dólares anuales que a partir del 2020 aportarán los países ricos e inversiones del sector privado, para ayudar a los países en desarrollo a financiar acciones para enfrentar el impacto del cambio climático. Estará conformado por un comité ejecutivo formado por 24 miembros repartidos por igual entre países desarrollados y emergentes. El compromiso será crear una nueva hoja de ruta para frenar paulatinamente la emisión de gases.


Fuente: Opinión de Bolivia

Subir